Hummus

el

El hummus es una cosa de esas que hacen que mi corazón de porcino salte con emoción. Tan fácil, rápido y tan exquisito. Es un básico que no puede faltar en tu mesa para el picoteo loco de fin de semana y hará que tus amigos miren con celo tu destreza culinaria.

Hace unos 5 años  atrás, estaba yo en un bar de cerro Concepción esperando mi trago, cuando a mi mesa llegó un platito con crostinis y una pastita amarilla que sería mi perdición, fue tanto el impacto que causó en mi, tan cremosa, deliciosa y magnífica pasta que me transformé en cliente frecuente del lugar. Mi fiel paladar quedó desolado el día que el bar cerró sus puertas para siempre. Después de un par de fin de semanas con tristeza y abstinencia hummistica me encontré googleando su medioriental nombre y quedé estupefacto, jamás pregunté como lo hacían, ni jamás intuí siquiera que eran garbanzos! Lo sé, es un poco vergonzoso, pero hace 5 años mis intereses no estaban dentro de la cocina, sino con lo que salía de ella. Después de revisar más de una docena de recetas de hummus, me decidí a prepararlo para mi cumpleaños, mis amigos me quieren un poco más desde ese día.

hummus-5

Entonces, he aquí mi versión del tradicional y milenario hummus.

Ingredientes

  • 1 taza de garbanzos cocidos.
  • 1 cucharada de pasta tahini.
  • 1 diente de ajo.
  • 4 cucharadas de aceite de oliva.
  • 2 cucharadas de jugo de limón.
  • 1 pizca de cardamomo. (opcional)
  • 1 pizca de sal y pimienta.

Puede que de la lista de ingredientes te llame la atención el tahini, si no sabes lo que es, te cuento que es una pasta elaborada a base de semillas de sésamo, es un ingrediente muy común de la cocina árabe y seguramente lo habrás probado en shawarmas, faláfels o el paté de berenjenas; baba ganush. El tahini es el corazón del hummus y es lo que lo hace diferente al puré de garbanzos.  Puedes elaborarlo tu mismo con una buena minipimer o puedes comprarlo en tiendas de productos orientales y algunos supermercados, yo  compro el mío donde las amigas de la Jardinera Veg, qué hacen entregas semanales en Almacén Alazen y a un muy buen precio.

Además del tahini agrego una pizca de cardamomo para darle un toque diferente y que resulta muy delicioso, definitivamente el cardamomo va de la mano con el aceite de oliva y el jugo de limón, si te animas a usarlo no abuses de él porque es una especia muy poderosa.

hummus-1

Teniendo claro cuáles serán nuestros ingredientes, partimos con los garbanzos, mi legumbre favorita número 2 después de las lentejas. Es verdad que los venden en conservas, pero te recomiendo el tradicional rito de remojarlos 12 horas y cocinarlos tu mismo. El hummus es tan sencillo de preparar que es mejor asegurarnos de tener ingredientes de calidad, evitando los productos industriales que contienen elementos que  no necesitamos en nuestra alimentación. Además podrás tener el control absoluto del sabor que quieras darle y de como quieres prepararlos, yo te recomiendo cocerlos sin sal y con un par de hojas de laurel, quedan muy aromáticos y sabrosos, la sal la agregamos al final junto con los aliños para balancear todos los sabores.

hummus-2

Coloca los garbanzos sin líquido en una licuadora, también puede ser con una minipimer, teniendo la precaución de no desechar el caldo de la cocción ya que lo usaremos para controlar la textura del hummus.

Agrega también una cucharada de pasta tahini, 1 diente de ajo o 2 si son pequeños y un par de cucharadas del caldo de la cocción. Al triturar notaras que la pasta se vuelve muy seca, entonces deberás ir incorporando líquido de a poco para que hacer el puré sea más fácil.  Agrega de a 3 o 4 cucharadas, no queremos que quede pierda su consistencia cremosa. Cuando ya esté molido, es hora de agregar el aceite de oliva, el jugo de limón, la sal, pimienta y el cardamomo si así lo quieres. Vuelve a mezclar por un minuto y prueba para rectificar la sal, también aprovecha de revisar la textura, la idea es que resulte un puré muy fino y espeso como un paté. Si es necesario agrega un poco más de caldo.

hummus-3

Y eso es básicamente todo, en pocos minutos tienes una exquisita y sana preparación. Lo normal es que lo uses para untar en pan pita o baguette, pero un buen pan de campo o centeno no le harán mal. Otra opción es con bastones de verduras, zanahorias, apio, choclo o lo que se te ocurra. Yo también lo ocupo sobre papas y en general cualquier ensalada, soy adicto.

En cuanto a la presentación, tradicionalmente se sirve en un plato bajo con un chorro de aceite de oliva y trocitos de pimentón rojo, pero puedes usar ciboulette fresco o seco como en la foto, un poco de merkén o paprika también es una buena idea. Como siempre les digo, usen su imaginación.


Puedes ver más recetas en PanBatido.com, seguirlo en Facebook o Instagram.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s